En tiempos donde la incertidumbre se apodera de nosotras, suelen incrementar los estados de ansiedad y stress. Por medio de las compras creemos que evadimos ciertos estados, creando nuevas experiencias que nos refrescan o nos despejan, pero la verdad que en un gran porcentaje de los casos, ocurre todo lo contrario. En esta ocasión te voy a compartir 7 claves para no caer en la ansiedad o en las famosas compras por impulso.

A mi también me pasó

Antes de pasar a las claves, para no caer en la ansiedad con las ofertas de temporada, paso a contarte mi experiencia propia, en relación a este tema. Gran parte de mi vida, (una década sin exagerarte),  trabajé en marcas de indumentaria elegantes y accesorios sofisticados. Fue ahí cuando comencé  a creer que necesitaba todo lo que me gustaba, de manera constante, en mi caso era como un flujo de deseo y de necesidad que navegaba en mi mente. Esto me pasaba porque convivía diariamente con la moda, (que me encanta), y también porque vengo de una familia que acumular era una normalidad y cuestión del mundo cotidiano.

Si decidís llenar el armario al máximo, pero después de un tiempo caes en la cuenta que X prenda nunca la usaste, y te preguntas porque compraste X prenda, y tu resumen de tarjeta llega super cargado… es ahí cuando te asfixias, te angustias y te frustras. La meta es aprovechar y disfrutar desde el momento que se adquiere algo nuevo, pero luego también.

 

 

Estas son las recomendaciones que no podes perder de vista!

  1. No improvises. La ansiedad muchas veces se detona por el stress diario.
  2. Reflexiona y toma nota.
  3. No necesitas todas las ofertas. Comprar porque está barato nos en buen negocio si luego no le sacás provecho.
  4. Piensa en tu rutina, en tu comodidad, en tu mensaje.
  5. Destina un presupuesto.
  6. Enfócate en tus prioridades
  7. Sé consciente de lo que ya tienes para no repetir. No confíes en tu mente, antes de ir de compras, revisa tu armario.

Hazte estas preguntas o tomá estos consejos, antes de adquirir un nuevo producto:

  • ¿Me resuelve el día a día?
  • ¿Va con mi colorimetría?
  • Piensa en la relación uso, precio y beneficio.
  • A mayor uso, mayor calidad.

El hecho de alejarte de determinada situación te hace reflexionar y observar cuáles son tus patrones tóxicos o repetitivos a lo largo de los años… Obvio que comprar ropa, cremas, y cualquier producto de belleza, a la mayoría de las mujeres nos encanta, pero tienes que aprender a controlarte, no solo a vos, también a tus emociones. Solemos tapar o disfrazar lo que nos sucede por dentro con adornos por fuera. Es así.

Si necesitas ayuda antes de seguir comprando y acumulando, intenta con probar y atravesar un proceso de asesoría de imagen online que puede ayudarte a parar, a tomar un nuevo punto de partida y a revertir patrones ganando foco, pero sobre todo potenciando tus recursos y tu estilo.